Crónica 19/11/2016 17.10h, Redactado por Francisco Lopez. Novelda C.F. “A” 4 – 4 Sporting Villena C.F. “A”

Era vital regresar a la senda positiva, seguir creciendo, y lo verdaderamente importante es que la música volvió a sonar.

Una vez nos metimos en el partido, fuimos competitivos, la subida al Santuario se llevó a cabo de forma progresiva, con pasos firmes y contundentes, a partir del instante en el que nos dimos cuenta de que estábamos sumidos en un puerto de montaña.

Muy atento Iván en defensa, rechazando muchos balones, anticipándose a las jugadas, Iñigo lo intentaba repetidamente por su banda, hasta que en una de sus internadas se produjo un rechace en el área que Marcos aprovechó para empatar el encuentro y dar alas al equipo.

No estaba resultando el juego vistoso, pero a raíz del gol metimos desarrollos más exigenes, soltamos piernas y por momentos apareció el temple, como en un saque de cornel de Baello que Dioscoro remató de cabeza y nos pudo poner por delante en el marcador.

El equipo, se puso de acuerdo para realizar la ruta de la uva, se despojó de la losa de mármol que nos calló al inicio y definitivamente quiso coronar en lo alto.

Nos adelantó Antonio, que se está mostrando como un gran oportunista en los rechaces cerca del área.

En una jugada perfecta, en la que se trianguló con precisión por la banda izquierda vino el gol de Chesco, felizmente recuperado para el equipo.

Y en una falta directa a una distancia considerable, Baello le quitó las telarañas a la escuadra e hizo templar los cimientos del Castillo de la Mola, soberbio.

El futbol es un deporte de valores, de muchos valores al margen de la victoria, y tiene consigo una carga psicológica importante, decisiva, de la cueva del misterio salió el diablo y nos quitó la gloria que con el alma habíamos conseguido, y nos privó del placer de disfrutar el dulce sabor del higo chumbo.

Algunos se quedaron con el dolor de sus espinas, otros con el dulce sabor de su fruto, pero que nadie olvide que somos una escuela de futbol, que nadie olvide que siempre se aprende, que nadie olvide que el partido tuvo mucha lectura positiva, y que nadie olvide que nunca jugamos solos.

Con sabor agridulce, pero con sabor terminó el encuentro, y seguimos orgullosos de este Sporting Villena.

Goles de (Marcos, Antonio, Chesco, Baello)