Comenzó el choque entre dos buenos equipos y así se notó desde el pitido inicial.

La gran corpulencia de los jugadores visitantes nos hacia pensar desde un inicio que irían más fuertes que nosotros, pero no fue así, Oli, Cristian y Miguel Angel se hicieron amos y señores del centro del campo. Fruto de este control fueron nuestras las primeras ocasiones del choque con disparos desde la frontal de Cristian y Pablo, pero la fortuna estuvo del lado visitante pues una falta desde la frontal del área es magistralmente colocada a la escuadra que hace imposible para Adriá pararla.

Con 0 a 1 en contra seguimos tomando el control, en esta ocasión una gran jugada de Pablo que regatea a varios jugadores dentro del área y al centrar a media altura pega la pelota en la mano del defensa que el árbitro no vio.

Después Flecha que realizó un partido espectacular tuvo una de las ocasiones más claras del choque justo antes del pitido final de la primera mitad, pero la gran parada del portero Aspense evitó el empate.

Tras el descanso todo continuó igual, solo pasaron 10 minutos y una bonita jugada la finaliza Miguel Ángel con el gol del empate.

Minutos después es Pablo quien nos pone por delante en el marcador con un tiro raso cruzado. Fueron nuestros mejores momentos del partido.

Ahí debió terminar el partido.

Pero no fue así, en una jugada por banda conseguimos centrar al área, el defensa no pudo despejar de primeras y Pablo con su gran velocidad aprovechó este error para adelantarse y meter la pierna, marcó un golazo de delantero listo, pero no contamos con que el defensa con su afán de despejar llegara tarde y no detuviese su pierna golpeando duramente en la espinilla de nuestro delantero.

Cayó fulminado al suelo entre la gran alegría del publico asistente por el tercer gol, entonces ocurrió lo peor, el árbitro señala penalti, y los jugadores gritan que se llame a una ambulancia. Olvidando por completo el error arbitral del que ya estamos acostumbrados, nos centramos en Pablo, inmovilizado en el suelo por un jugador de Aspe con conocimientos de enfermería. Fue el primero en evaluar la lesión, el árbitro tenía prisa, sacarlo sacarlo del campo, de aquí no se mueve fue la respuesta unánime de todos, entró Cruz roja a la que estamos muy agradecidos por su labor y se llevaron a Pablo.

Rotura de tibia es el diagnóstico final, espera ser operado entre hoy y mañana.

Lamentable que una rotura de tibia no merezca ni amarilla, por decir algo.

Se lanzó el penalty y se falló, pero así acabo el choque.

Victoria dedicada al nuestro goleador  Pablo Rodenas Giner.