Invitados a nuestro primer torneo por nuestros vecinos de Bañeres, lejos de la competición pero con los mismos ingredientes, acudimos con la disposición de realizar un buen papel, y nos vinimos para casa con la sensación dulce de nuestra mejor cara, ya sabemos que nadie nos regala nada, y que las musas solo nos acompañan cuando somos capaces de atraerlas.

Hay que hacer todo lo que podamos, con lo que tengamos, en el momento en el que nos encontremos; la vida no es sólo para los que ganan o pierden, la vida es sobre todo para los que quieren disfrutarla más allá de las circunstancias, es para los que supieron crear papel aprovechando la energía que emanaba de la corriente del rio, es para los que quisieron crear un reloj solar a partir de un estilete y un limbo, la vida es para los que tienen mayor fortaleza mental y jamás se rinden, aunque el agua no corra o el sol no luzca.

Hubo de todo, pero sobre todo el tránsito de un reloj solar a uno de alta precisión, Señores….la primera parte ante los alevines del Elche fue sencillamente colosal, llena de ritmo, de intensidad, de carácter, de raza, de clase, de creatividad, llena de hambre por el triunfo, la actitud mostrada fue soberbia, llena de intensidad, llena de significado, nos mostró el camino…..

Quizás fueron los minutos con más precisión y emoción de toda la temporada, demostramos que tenemos la moneda y que podemos cambiarla, pusimos de manifiesto que se nos puede exigir pues somos capaces de dar.

Quedamos terceros, debimos llegar a la final.