Paso atrás del Sporting Villena el pasado sábado al caer en La Solana por 1-4 ante el Moixent CF. Los villenenses, y a falta de cinco jornadas para la conclusión de la temporada regular, se encuentran en puestos de descenso a Segunda Regional.

En estas categorías, existen equipos con gente muy joven, y con algún veterano. A la plantilla del cuadro villenense le ha faltado, quizás, un poco más de jugadores más jóvenes. Por tal motivo este año se ha apostado por el fútbol base. Es como si la entidad hubiera nacido este año. No obstante, todavía hay opciones de salvar la categoría.

Los pupilos de Remi Beltrán tienen por delante cinco jornadas para tratar de realizar la machada. Sobre todo en dos partidos, con equipos que están en “su liga” como son los casos del Olimpic B y el Pobla Llarga. En estos momentos el Sporting Villena está ante penúltimo en la tabla clasificatoria, con 22 puntos (5 victorias, 7 empates y 13 derrotas), con 23 goles a favor, y 39 en contra.

La semana que viene rinden visita al Sport Base Ontinyent, equipo que está en octava posición. Posteriormente, jugará dos partidos seguidos en casa, donde no se puede perder ningún punto. El undécimo clasificado, l’Alcudia de Crespins, que suma 30 puntos.

La semana siguiente llega el Olimpic B, que suma los mismos puntos que los villenenses, para, posteriormente, visitar al Pobla Llarga, colista del grupo, con únicamente 14 puntos; para finalizar la temporada en casa ante l’Ollería, quinto en la clasificación, con 41 puntos.

Cinco partidos por delante. Cinco finales para tratar de certificar la permanencia. No es fácil, pero tampoco imposible.