Crónica por Francisco López 19 feb 2017 7.30h Sporting Villena C.F. 0 – 1 U.D. Aspe.

El Sporting planteó un partido claramente ofensivo, con la única misión de conseguir los tres puntos en casa, fuimos un equipo valiente, decidido, fuimos un equipo que jugó con el único propósito de ganar, sin especulaciones.

Nos visitaba un U.D. Aspe aspirante al liderazgo, que se mostró cauteloso y especulativo, lo cierto es que para nada se vio reflejado en el terreno de juego las dispares posiciones que muestra la clasificación.

Un despiste de marca en el área pequeña tras un rechace nos colocó por detrás en el marcador, pero no se le perdió jamás la cara al partido, se profundizó por las bandas buscando con insistencia tanto a Pablo como a Flecha, mientras un vertical Cristian imprimía velocidad y peligro en sus avances.

Nos pitaron un claro penalti a favor que erramos, quizás este tipo de detalles en contra, son los que al final de temporada pueden marcar la diferencia en un equipo como el nuestro en el que la salsa del fútbol nos escasea.

La posesión del esférico y el asedio continuo en busca del gol fue durante todo el segundo tiempo resultó abrumadora, quizás nos faltó ese último tranco que marca la diferencia y te permite disfrutar de claras ocasiones de gol, pero al rival lo tuvimos materialmente acorralado en su parcela durante todo el encuentro, en el ambiente quedó la sensación de que el Sporting fue muy superior, el esférico lo mantuvieron los nuestros en sus botas, combinando bellas jugadas con determinación y buen estilo, pero no logramos el mínimo objetivo planteado, que no era otro que puntuar.

Verdad que el juego fue interrumpido innecesariamente en numerosas ocasiones, y que finalizado el encuentro se produjo un saludo sospechoso, que en el tramo final todo se enrareció con tres expulsiones, dos de los nuestros, lo cual nos dejó mermados.