Crónica 03/12/2016 21.00h Elda Industrial 3 – 1 Sporting Villena (Alevines).

Nos enfrentábamos a un tren de alta velocidad, con un pupitre de conducción electrónico, nosotros todavía somos el legendario Chicharra.

Sabemos que circulamos aún en vía estrecha, que el fogonero debe estar atento en la gestión de la caldera para evitar que se active la válvula de seguridad.

El equipo mantuvo una firmeza defensiva digna, pero en una curva en la que se nos olvidó mirar el regulador perdimos velocidad.

Hubo tramos en los que gestionamos bien la caldera y por momentos nuestro viaje era estable y esperanzador, cierto es que nuestros avances son pausados pero digna la huella.

En una recta interminable, a la salida de un túnel, nos dejamos deslumbrar y volvimos a perder fuelle, mientras el fogonero no paraba de alimentar el hogar para tratar de llegar a destino con el mínimo tiempo perdido.

Una incidencia en la salida del vapor nos produjo un recalentamiento poco antes de que cogiéramos buen ritmo y en una jugada bien trenzada Marcos nos hiciera gozar de las pequeñas alegrías mientras llega la gran felicidad.

Seguimos en la senda de la utopía, esa que humaniza y crea valores que beneficiarán tanto al crecimiento personal como deportivo.

Como la mítica locomotora seremos con el tiempo un referente social, realizaremos nuestra particular revolución industrial.

(Gol de Marcos)

picsart_12-03-07-49-50