Cerraban temporada los nuestros en un encuentro que se presentaba a priori asequible, nos visitaba La Romana, que acudieron a la cita reforzados y más experimentados, bien cerrados y ordenados, justo es señalar que en los primeros compases de la primera parte se produjo un claro penalti sobre Francisco que de haberlo señalado y ejecutado pudo haber cambiado el rumbo del partido.

Fue una primera parte tranquila, buscando huecos, rin arriesgar, hasta que en un saque de esquina nos hicieron un gran gol, circunstancia que nos espoleó el orgullo, el equipo se estiró mientras seguía tocando con calma en zona templada, con la intención de profundizar.

El segundo periodo fue de nota, los nuestros salieron con la ambición necesaria para llevarse los puntos, tiraron de orgullo, de garra y en muchas jugadas de clase y calidad, llegó un gran gol de Iván que nos puso en el camino, el acoso y empuje sobre el área contraria fue brutal, sincero y hermoso, lo dieron todo, pero hay un mínimo espacio siempre para la Diosa fortuna, para el azar, ese que en otras ocasiones maquilla un partido, y que en esta no nos acompañó.

Es por lo que a medida que vayamos adquiriendo experiencia, ésta nos permitirá controlar los tiempos, los espacios, las distancia, los desmarques, los detalles en el último suspiro de la jugada, todos esos matices que a lo largo de un partido te permiten marcar la diferencia, y te facilitan ese tranco de más que te da la oportunidad de asegurar ciertos goles.

La actitud, el espíritu de lucha, la determinación, las ganas de triunfo, el orgullo mostrado por llevarse los puntos durante toda la segunda mitad fue descomunal, y ese es el camino, ser consciente de ello, de todos los valores y detalles necesarios para afrontar cualquier partido con un mínimo exigible de garantías.

Si hay lucha, y ésta va acompañada con el espíritu y voluntad de hacer bien las cosas, hay triunfo.

Sporting Villena 1 La Romana 1

Gol: Iván                     Capitán: Francisco                              Por Paco Lopez